Inteligencia emocional durante el confinamiento ¿cómo puede ayudarnos?

Los momentos de crisis elevan nuestra vulnerabilidad. Ahora más que nunca es momento de despertar nuestra Inteligencia Emocional para manejar mejor la preocupación cotidiana, la ansiedad, la frustración y esos estados de tristeza que nos visitan de manera regular.


Hacer uso de la inteligencia emocional durante el confinamiento puede ayudarnos. Esta área de la psicología puede actuar como un crisol de bienestar en momentos de crisis, siendo esa herramienta con la que podemos gestionar emociones, tener enfoques de pensamiento y ver dimensiones como la esperanza e incluso nuestras relaciones sociales.


Es necesario entrenar la calma, la paciencia y ese optimismo constructivo para aceptar la situación y permitirnos avanzar. La profunda comprensión de la alquimia de nuestras emociones nos confiere esa herramienta vital con la que afrontar mejor los días duros, la incertidumbre y también nuestra responsabilidad personal ante el actual presente.






Inteligencia emocional durante el confinamiento, claves que poner en práctica


En un interesante estudio realizado en la Universidad de Buffalo, en Nueva York, por parte del doctor Mark Seery, nos señalan algo sobre lo que reflexionar. Lo que no nos «mata» pero no gestionamos, nos puede situar en un estado de estrés acumulativo capaz de crear estados de vulnerabilidad psicológica muy intensa. ¿Qué quiere decir esto y qué relación tiene con el actual contexto de pandemia?


Significa, básicamente, que millones de personas sobreviviremos al coronavirus, es evidente. No obstante, salir físicamente indemnes no significa que también lo hagamos emocionalmente.


La inteligencia emocional durante el confinamiento nos puede ayudar a gestionar mejor esta situación. Veamos cómo.


Autoconciencia


Uno puede ser un gran experto en multitud de materias y un completo iletrado de piel para adentro y en lo que a emociones se refiere. Lo que uno siente, lo que uno necesita, aquello que se arremolina en el interior y que duele es algo desconocido para muchos. Es aquí donde entra la importancia de habilitarnos en el arte de la autoconciencia.